El país de las chaquetas voladoras

Érase una vez un país lleno de chaquetas, chaquetas de todo tipo, chaquetas por todos lados. De todos los colores, marrones, grises, negras, verdes, azules, blancas... De todos los tamaños, grandes, pequeñas, medianas...
Todo el mundo quería su chaqueta, todo el mundo tenía su chaqueta. Pero ésto no era lo más fascinable, las chaquetas tenían un extraño comportamiento, eran chaquetas voladoras. Sí, sí, voladoras. Las chaquetas volaban y volaban de persona en persona, de hombre en hombre, de mujer en mujer, de joven en joven. Las chaquetas cambiaban continuamente de dueño, volando y volando. El que hace un instante tenía una gris, ahora la tenía verde, el que la tenía verde, sin tiempo para pestañear, ya la tenía negra.
La vida transcurría plácidamente entre los viajes de la chaquetas, para aquí, para allá, para aquí, para allá, otra vez para aquí... Las gentes ya estaban acostumbradas a este ir y venir, tanto que les resultaba extrañísimo cuando, en escasas ocasiones, a alguno de sus habitantes le daba por mantener una de esas chaquetas más tiempo del normal... Claro, que éstos cada vez eran menos, ¡cuán agradable era la sensación de una nueva chaqueta en los hombros!.

  1. gravatar

    # by Anónimo - 12:23 a. m.

    Las gentes ya estaban acostumbradas a este ir y venir, tanto que les resultaba extrañísimo cuando, en escasas ocasiones, a alguno de sus habitantes le daba por mantener una de esas chaquetas más tiempo del normal... Claro, que éstos cada vez eran menos
    ______________________________________

    No se si me equivoco(me temo que si), pero esto que pego me ha recordado mucho a cierto jugador de futbol(ya imaginas cual), ¿me equivoco?

  2. gravatar

    # by mariobross - 4:26 p. m.

    Pues sí, evidentemente se puede expander a todos los ámbitos de la vida, y como no, al fútbol. Y a ese grandísimo futbolista le viene al pelo, con o sin diadema. ;D.

    Un saludo.

  3. gravatar

    # by Anónimo - 8:43 p. m.

    Jaja, ya me lo imaginaba pero no pude evitar pensarlo.

    Saludos.