Yo no soy Marta

Las pancartas y camisetas lo proclaman en Sevilla: “¡Todos somos Marta!”. Bueno, todos no. Yo, al menos, no soy Marta. Lamento de verdad que la joven Marta del Castillo haya desaparecido, y me solidarizo con sus padres, familiares y amigos, pero no me convence ni poco ni mucho que nuestra sociedad se declare conmovida de manera tan llamativa con algunas desgracias particulares y, a la vez, se muestre tan distante, ignorante e indiferente ante las decenas de miles de tragedias que se producen a diario en todo el mundo, de muchísimas de las cuales también son víctimas criaturas de edad temprana, casi desvalidas (aunque personas casi desvalidas las haya de todas las edades: gente hambrienta, explotada hasta la extenuación, enferma, obligada a prostituirse, sin agua, encerrada en mazmorras, moribunda sin remedio, metida en guerras absurdas, cadáver cualquier día).
Algunas de estas manifestaciones públicas de ahora, tan masivas como restringidas, son meras coartadas. Hay muchos que se apuntan a ese género de solidaridad para ocultar –para no plantearse siquiera– que no mueven un dedo para paliar la riada diaria de violencia y crueldad que anega el mundo. ¿Cuántos que dicen que son Marta asumen que calzan unas zapatillas deportivas fabricadas en Asia por niños tratados como esclavos, o que el transistor con el que escuchan las noticias proviene de tres cuartos de lo mismo, o que los políticos a los que votan son cómplices de la barbarie? Prefieren no pensar en ello.
“Todos somos Marta”, ya, pero aquí casi nadie es Kim, ni Li, ni Alí, ni Ibrahim, ni Yusú, ni Valdemar, ni Sha’Aban, ni Ben, ni Rosita.
No me apunto. O todos somos todos, o todos no somos ni nada ni nadie.


Javier Ortiz

  1. gravatar

    # by Anónimo - 7:53 p. m.

    Hola.
    He aparecido aquí por casualidad, y escribo para decirte que estoy totalmente de acuerdo contigo.

    Yo también lo siento muchísimo por la familia, sus amigos... pero me temo que no son ellos los que están montando este circo... Porque ya se ha convertido en un auténtico circo...

    Respecto a que la gente ES MARTA y no ES YUSÚ, quizás porque esta sociedad es tan sumamente egoísta que se siente afectada solo con casos con los que pueda identificarse... , o quizás porque la niña (que en paz descanse :( ) era muy guapa y a todos les gusta ver sus fotos.., y nos les parece "atractivo" hablar de YOSÚ...
    Quizás es muy 'fuerte' lo que voy a decir pero me temo que la mayoria de la gente de este CIRCO no siente dolor por Marta, ni por nada, simplemente se divierte: Ni siquiera SON Marta, son EL CIRCO. Por eso no sienten dolor por YOSÚ. Simples egoistas... YOSÚ no salió en Telecinco, porque no habría subido la audencia... Así de lamentable es nuestra sociedad...

    Un saludo

  2. gravatar

    # by mariobross - 11:01 p. m.

    Muchas gracias por tu comentario. Lamentablemente tienes razón, también ayuda el morbo que da a la gente éstos temas, avivado por las educativas televisiones que tenemos.

    Sólo concreto que aunque subrayo todo lo que pone, como indica, el texto es de Javier Ortiz en un columna reciente en el diario Público.

    Un saludo.

  3. gravatar

    # by residencia universitaria malaga - 5:25 p. m.

    Es cierro que no todos somos Marta, no todos hemos pasado por ese sufrimiento, no todos hemos vivido esa tristeza y mucho menos no todos podemos entender cómo funciona el mecanismo de una persona cuando le hacen algo asi.

    --

  4. gravatar

    # by consejos moda - 5:42 p. m.

    pienso que somos en cierta forma hipocritas al conmovernos por este caso en particular y tal como dices, le damos de lado a un sinnumero de atropellos y abusos y la carencia de muchas personas que no tienen alojamiento ni consiguen con que comer, y casos como este que trascienden o son dados a conocer nos conmueven, sin embargo vivimos rodeados de muchas miserias que ni cuenta nos damos.

  5. gravatar

    # by Anónimo - 4:21 a. m.

    Bien bien, yo tambien cai por aqui de casualidad, por las tumbas de sal. Que mejor cancion para hacer una critica de lo que somos todos como sociedad. Digo quizas esta vez no seamos marta, pero alguna vez y digo quizas en una extraña ocasion nos toque ser alguien mas, quizas en diferente contexto, pero bueno, creo que tenemos que ser un poco tolerantes y respetar los puntos de vista. Aqui en México pasan muchas veces casos similares, pero cuando es un pobre desconocido pues las familias sufren dias y mes y años, nunca se resuelven sus casos.
    En fin, ojala algun dia habiten mejores seres de los que habitamos en este presente.

    Saludos desde México, eder.

  6. gravatar

    # by Anónimo - 11:40 p. m.

    Es lo mejor que he leido sobre Marta. Tienes mucha razón y comparto tu opinión.
    Más que hipócritas creo que somos borregos , con todo mi respeto al animal.

  7. gravatar

    # by Anónimo - 5:43 p. m.

    totalmente de acuerdo contigo.

  8. gravatar

    # by KaDix - 1:54 p. m.

    Yo tambien estoy de acuerdo. Se ha montado todo un circo entorno a este caso. Que asco de pais.

    Un saludo.

  9. gravatar

    # by Hosting Colombia - 9:23 p. m.

    No olvidemos que lo mas importante es romper la indiferencia. Con el caso de Martha es lo que se ha hecho y es importante que ocurra. De esa forma se va sensibilizando al comun de la gente para que no deje pasar impavidas situaciones atroces.

  10. gravatar

    # by Anónimo - 8:45 p. m.

    Completamente de acuerdo. Los conflictos de la barbarie no dan para más, y la gente hace la vista a un lado. Lo cierto es que nos es imposible ponernos en el lugar del otro. Decir "todos somos Marta" no es más que un modo de deshacernos del problema de una manera más linda.
    Saludos y que sigas así.

  11. gravatar

    # by ovarios - 10:37 p. m.

    solo quiero unirme a vosotros, y con la razón en la realidad!no ha pasado ni un mes desde que a todas horas no hablaban de otra cosa y ahora, quien habla de ellos?todo el mundo era Marta, pero durante cuanto tiempo?hasta que haya otra noticia que también seamos "eso"
    En fin!!!!

  12. gravatar

    # by eventos en valencia - 7:07 p. m.

    Espero que a esos tarados les caiga su merecido, pero está claro que olvidamos muy rápidamente las causas.