Tu votas, la industra legisla

A remolque de la ya apodada "Ley de la patada en el router" que nos quieren colar...

Resulta que tenemos un gobierno "socialista" que, sin embargo, prima los intereses privados a los públicos. Es vergonzoso como, hace ya años, el Ministerio de Cultura es únicamente una herramienta de defensa de la Industria del entretenimiento cuando teóricamente, como ente público, debería de ser un instrumento que exclusivamente se preocupase de los intereses y derechos de los ciudadanos. El Ministerio de Cultura financia con el dinero de todos los españoles campañas de publicidad llenas de mentiras y calumnias en pro de los intereses de unos pocos (industria audiovisual). Es vergonzoso que se ponga a la cabeza del Ministerio a una señora que tiene intereses privados en esta industria y se queden tan anchos. Estamos hartos de que el gobierno dé más importancia a los intereses económicos de las empresas privadas que al derecho elemental a la cultura y al conocimiento de todo ser humano.

La propia ministra ha llegado a afirmar literalmente (o casi) que "es su deber resolver los problemas de la industria". ¿Cuándo el gobierno pasó de defender los intereses y derechos de los ciudadanos (que somos los que votamos) a defender los intereses de empresas e industrias privadas?.
La única obligación del Estado es defender los derechos de los ciudadanos, como dice David Bravo en su libro (obligada lectura) negar el libre intercambio de contenidos en Internet es negar el derecho elemental a la cultura y al conocimiento, es negar la formación como personas, es negar el derecho a ser. Pues tanto tú, como yo, eres cada libro que has leído, eres cada película que has visto y eres cada disco que has escuchado.

Son las industrias y empresas las que deben renovar o adaptarse a los tiempos si éstos les perjudican, y no el Estado el que recorte derechos a los ciudadanos para conservar los negocios y los beneficios de unos pocos. Mucho menos cuando son los tiempos modernos y avances tecnológicos como Internet los que nos brindan una posibilidad única en la Historia de la Humanidad para el triunfo de la democracia: la posibilidad de garantizar el derecho a la cultura, el derecho a ser, a todo ciudadano. No creo que a estas alturas nadie niege que cuanto más culto sea un pueblo más libre y democrático será.

El gobierno debería pensar en la "S" de socialista que llevan las siglas de su partido y ser consecuente. Los derechos de autor fueron impulsados en sus inicios para la defensa de algo mucho mayor que los autores: la cultura. Los derechos de autor no son el fin, sino el medio para garantizar la creación de obras y, gracias a su límite temporal, que éstas llegen en poco tiempo al dominio público para fomentar nuevas obras derivadas de las anteriores, y así sucesivamente. Esta es la razón por la que los derechos de autor deben tener fecha de caducidad. El fin es la cultura de los ciudadanos, sin la cual no hay ni democracia ni libertad.

Que la industria trate de confundir a la gente exponiendo los derechos de autor como un fin en sí mismo es malo, que sea el Ministerio de Cultura, el Gobierno y el Estado el que lo haga es vergonzoso y aterrador.

La cultura no es un producto de mercadeo y ha de ser accesible a todo el mundo y no sólo a las élites. Llegará el día en que los gobiernos gobiernen para los que votamos y no para los que les pagan las campañas. O no.

  1. gravatar

    # by vidrio aislante - 10:20 p. m.

    Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que toda administración pública que intente velar por el bienestar de una población no deja de padecer el acecho de capitales privados que sugetándose de los intereses preexistentes forman parte de las decisiones de gobierno.

  2. gravatar

    # by SEO London - 1:12 a. m.

    Te respondo la pregunta: ¿Cuándo el gobierno pasó de defender los intereses y derechos de los ciudadanos (que somos los que votamos) a defender los intereses de empresas e industrias privadas?.

    Desde el momento que esas empresas e imdustrias privadas financian sus campañas y les dan jugosos sobornos para que legislen segun les convenga.

  3. gravatar

    # by Pablo LaFleur - 12:17 p. m.

    Es el sino del neoliberalismo, convertir todo en una mercancia, incluso la vida propia vida.
    Lo que me cabrea mucho a mi es cuando me compro una pelicula DVD o vaya al cine tenga que tragarme obligatoriamente la escena clasica antipirateria-sgae en la que sale un oficinista convenciendome de lo malo que soy cada vez que enciendo el emule.